MUNDO 7 - CASTILLO
La fase en sí es como casi todas las de los castillos finales, es decir el barco fantasma volador lleno de sopletes y obstáculos. El enemigo, en este caso Ludwig von Koopa, es lo que cambia.

También lleva una varita mágica con la que no parará de lanzarte rayos pero la gran dificultad que plantea es que no parará de saltar y al caer te paralizará. Tienes que ser muy rápido, saltar casi constantemente y darle tres pisotones en la cabeza si quieres acabar con él.

VOLVER