Capítulo 2. La agonía del Dios Cadáver.

Te encuentras ahora en Angkor Thom (Camboya), en el año 1150 d.C. Después de la intro manejarás a la joven Ellia en el interior de un templo. Lo primero que debes hacer es coger el collar que tiene la gran estatua. Se cerrará una puerta que hay a la derecha de la sala si lo haces, pero te servirá para recuperar tu energía 10 veces.

Una vez que lo tengas, vete por el camino que hay en el lateral izquierdo de la sala y llegarás a una pequeña sala con tres velas en una repisa (si te fijas en la pared verás un sol. En la zona donde está el sol está la vela encendida, esto te servirá como guía más adelante). Sigue por el único camino que hay y cruzarás un pasillo lleno de trampas (para no activarlas fíjate en el suelo y verás que hay baldosas de diferente color que son las que las activan). Llegas a una sala en la que hay un enemigo, otras tres velas en una repisa y un collar de bronce (este collar lo puedes poner en la gran estatua para volver a abrir la puerta que se cerró al coger el primer collar). Examina las velas y verás que puedes apagar o encender las que quieras, deja encendida sólo la del medio (el sol del dibujo de la pared está arriba). Verás cómo una puerta baja un poco.

Ahora vuelve a la habitación principal (la de la gran estatua) y coloca el collar para abrir la puerta del lado derecho. Continúa por ese camino y, pasando otro pasillo con trampas, llegarás a otra sala con tres velas y un enemigo. Al vencerle se abrirá la puerta de entrada, después apaga las velas (en el dibujo de la pared no hay sol) y se abrirá completamente la puerta que antes bajó sólo un poco. Continúa por ese camino abierto y, en el pasillo que entras, justo a la mitad, verás una cerbatana encima de una repisa. Cógela y al hacerlo caerás a un sótano. Se romperá la espada.

Verás a un guardián del templo y a dos enemigos que van a por él. Ayúdale disparándoles con tu cerbatana dardos envenenados. Si le salvas podrás recoger los trozos de tu espada rota y al hablar con él te la arreglará. Si no lo haces deberás pasarte el templo sin la espada sólo disparando los dardos. Continúa por el pasillo que hay (lleno de trampas) y llegarás a una sala circular. En el centro verás una estructura en la que hay un hueco para introducir una palanca. De momento no puedes hacer nada aquí, continúa por el único camino que hay (cruzando una nueva sala circular) y llegarás a Mantorok, un gran monstruo con ojos que está detrás de una pequeña estatua dorada. Verás una intro y después podrás coger un bastón que hay en la estatua.

Vuelve hacia atrás, a la primera habitación circular, y coloca el bastón que has recogido de la estatua dorada. Al hacerlo se abrirá una puerta detrás del monstruo de los ojos. Regresa a esa habitación y pasa por la puerta recién abierta. Avanza hasta el final y después de una intro terminará el segundo capítulo.

Volver