Un día, Luigi recibió un mensaje inesperado: ¡Ha ganado una enorme mansión! Naturalmente se puso muy contento y enseguida llamó a su hermano Mario: "¿Mario? Soy yo, Luigi ¡He ganado una gran mansión! Reúnete conmigo en ella y vamos a celebrarlo, ¿qué me dices?"

Luigi intentó seguir el mapa que indicaba el camino hacia su nueva mansión, pero la noche era oscura y quedó desesperadamente perdido en un espeluznante bosque. Finalmente encontró una tenebrosa mansión en los límites del bosque.

De acuerdo con el mapa, esa mansión parecía ser la que estaba buscando. Tan pronto como Luigi puso sus pies en la mansión, empezó a sentirse muy nervioso.

Aunque Mario había llegado primero, no había rastro de él por ningún sitio, y no sólo eso... ¡la mansión estaba repleta de fantasmas!

De pronto, un fantasma apareció ante Luigi: "¡Mario ayúdameeee!". Al mismo tiempo, un extraño anciano con una aspiradora en su espalda apareció de no se sabe dónde. Ese extraño personaje se las arregló para rescatar a Luigi de los fantasmas y escaparon juntos.

Por fortuna, el anciano Profesor Fesor vivía cerca de la casa y estaba investigando su especialidad: los fantasmas. Luigi le dijo al Profesor Fesor que su hermano había desparecido, así que el Profesor decidió ofrecerle a Luigi dos inventos suyos que podrían ayudarle a encontrar a Mario.

Luigi no es conocido por su valentía precisamente... ¿Crees que saldrá airoso de la fantasmagórica aventura que encierra esta mansión y conseguirá encontrar finalmente a Mario?


VOLVER