VolverEXPLICACIÓN DEL JUEGO

"Soy el Capitán Olimar. Un meteorito golpeó mi nave mientras viajaba por el espacio. Debo haberme desmayado, porque he despertado en la superficie de un extraño planeta. Mi querido Dolphin ha perdido tantas piezas que su sola visión me causa dolor. El motor ha desaparecido. Estoy desolado".



"Por si fuera poco, mis sensores atmosféricos indican que la atmósfera de este planeta contiene altos niveles de letal oxígeno. Mi sistema primario de supervivencia tiene reservas para 30 días más. Si no consigo reparar el Dolphin en ese tiempo...¡No! Es mejor no pensarlo. Debo encontrar las piezas que faltan".

Así comienza esta apasionante aventura creada por el mismísimo Shigeru Miyamoto.

El objetivo del juego consiste en ayudar a Olimar a reunir las piezas perdidas de su nave que han quedado esparcidas por todo el planeta, en un máximo de 30 días.



Por suerte para el Capitán Olimar, el planeta está habitado por extrañas criaturitas llamadas Pikmin, que son unas formas de vida similares a las plantas de tres colores: rojo, amarillo y azul. Cada tipo de Pikmin tiene un punto fuerte distinto que Olimar debe aprovechar.



Los Pikmin son realmente versátiles, en sus acciones y en sus movimientos. Se les puede dirigir para que hagan cosas como construir puentes, destruir muros, llevar bombas y, desde luego, para que luchen contra la fauna autóctona del lugar.



Los enemigos naturales suelen ser mucho más grandes que los Pikmin, así que hay que actuar en masa para tener éxito.



Por desgracia, los Pikmin correrán serios peligros al llegar la oscuridad de la noche. Los que no pasen la noche cobijados en su nave con forma de cebolla no podrán acompañarte al día siguiente.

Estos ingredientes hacen que Pikmin resulte simpático desde el principio, pero no te confundas pensando que el juego es simple. Incluso los jugadores más experimentados tendrán que comerse bastante el coco para resolver los enigmas del juego y para derrotar a los fieros jefes.


VOLVER