VolverVOLCÁN SUMERGIDO

El Volcán Sumergido es una de las zonas más complicadas del juego. Según entres atraviesa la cueva y llegarás a la primera zona en la que hay lava. Una vez allí sal por el nordeste, en la siguiente zona sal por el nordeste de nuevo, después por el este, luego por nordeste y más tarde por el oeste. Ahora dirígete al punto de más arriba y más a la izquierda de esa zona y fíjate en la pared del fondo. Verás que hay un trozo de pared ligeramente distinta y si la das un golpe se abrirá una cueva.

Tras pasar por la cueva verás una estatua dorada de la Diosa Mana y otro robot tumbado en el suelo similar al de el Río Subterráneo. Habla con el robot y aparecerás directamente en el lugar donde está el jefe final de la cueva: Efflite.

Efflite es un monstruo de lava que puede adoptar tres formas diferentes, pero sea cual sea su forma, lo mejor es atacarle con la Lanza o la magia de Ondina. También es una buena idea usar la magia curativa de Lúmina, ya que entre los ataques del enemigo y el suelo de lava, es muy fácil perder energía rápidamente.

Una vez que se derrotes a Efflite cogerás una vieja espada oxidada clavada en el suelo, y después de eso aparecerás directamente en el Pueblo de Ishe.

VOLVER
SIGUIENTE