INTRODUCCIÓN

El juego comienza con Mario y la princesa en un avión, llegando a su lugar de vacaciones, Ciudad Delfino. Al llegar, se dan cuenta de que la isla está llena de suciedad y barro. Cuando el avión aterriza, empezarás a jugar.

Después de la introducción, Mario aparece al lado del avión y de la princesa. Puedes hablar con los personajes que están allí con el botón B, y practicar los Controles. Si sigues andando por la plataforma, verás que hay una montaña de barro que te daña si la tocas.

Si continúas por detrás del barro, además de otros habitantes de la isla, encontrarás un pequeño aparato con un tanque de agua. Si te acercas a él, te hablará, y se unirá a ti después de explicarte cómo manejarle.

Una vez tengas la máquina que dispara agua puedes volver a la montaña de barro. Si le disparas agua, aparecerá un monstruo de barro con forma de planta carnívora. Cuando abra la boca, debes disparar agua tres veces, y de esta forma lo destruirás.

Si te quedas sin agua puedes llenar el tanque saltando al mar o a la pequeña piscina que está cerca del avión, y también pulsando el botón X. Cuando hayas derrotado al monstruo, conseguirás un Sol.

Los habitantes del pueblo acusan a Mario de haber ensuciado la isla, así que deberás limpiarla y encontrar al culpable.

Ahora apareces en Ciudad Delfino. Puedes hablar con los personajes y practicar los movimientos que vayas aprendiendo. Si caminas por la isla, encontrarás otro gran charco de barro. Al disparar agua, al igual que hiciste con el otro charco, aparecerá otra planta carnívora de barro. Debes hacer lo mismo que con el monstruo anterior. Para no quedarte sin agua puedes disparar desde una pequeña fuente con un delfín, apuntando con el botón Y.

Al destruirlo, aparecerá una gran estatua con una figura que es casi igual que Mario. Secuestrará a la princesa, y se la llevará.

Apareces de nuevo en Ciudad Delfino. Si das vueltas por la ciudad, verás al falso Mario llevándose a la princesa y manchando la ciudad de barro. Debes perseguirle y dispararle agua. Hace siempre el mismo recorrido y no va muy deprisa, ya que se detiene para manchar las calles, y, por tanto, no deberá costarte mucho trabajo derrotarle. Cuando lo hagas y te acerques a él, se escapará corriendo y manchará una pared con una letra M. Si te acercas a la mancha y disparas agua, te atraerá a su interior y llegarás a Monte Bianco.